sexta-feira, 20 de fevereiro de 2009

ESPAÑOL - ¡JESÚS PUEDE!

Aquí estoy de nuevo en esta tierra maravillosa que es el Brasil. Específicamente, en Brasilia la capital federal. Es la época más bonita del año en esta región semidesértica del país. Llueve mucho. Y naturalmente, con las lluvias la grama queda verde y esplendorosa, como si Dios hubiese alfombrado a la ciudad para recibir a Alejandrito, mi último nieto, que acaba de nacer hace tres semanas.

Hoy quisiera hablar de cosas lindas. Quisiera decir, por ejemplo, que estoy feliz de volver a casa y ver a mi gente contenta. Quisiera hablar de la emoción de anoche, en la inauguración oficial de mi página Web, con una transmisión al vivo desde la iglesia del Ala norte de Brasilia. Hubo gente que recibió el mensaje por el internet en Suiza, EEUU, Franca, Alemania, México, Perú, Argentina, Canadá, Inglaterra, Portugal, Mazambique, Angola y dentro del Brasil, en muchas ciudades Brasileñas. Fue una bendición.

Pero ¿cómo hablar de alegría al ver la foto que muestro aquí?


Este es el rostro triste de la humanidad. Cada persona carga con frecuencia su dolor. Sola, sin ser entendida por nadie y tal vez sin saber siquiera a dónde ir. ¿Por qué tiene que ser de este modo? ¿Por qué todavía la muerte tiene que reírse de ti, creyéndose victoriosa?

Aunque yo no conociera la biblia, sería difícil imaginar que el ser humano vino al mundo simplemente para vivir un tiempo y después morir sin pena ni gloria. Que su destino es apenas llevar su dolor a cuestas y correr como un loco para sobrevivir con dignidad.

No sé quién eres ni dónde estás pero tal vez, en este preciso instante, vives un momento así. Sufres y nadie sabe entender tu dolor. Estás herido y sangras. No por fuera. Exteriormente todo parece bien. Tus heridas son interiores. Sangran en lo recóndito del alma. No cargas en tus manos el cuerpo de un hijo muerto, sino el cadáver de un sueño hecho pedazos, de un hogar destruido o de un hijo sumergido en el mundo de la drogadicción.

¿A dónde ir cuando desde el punto de vista humano las cosas no tienen solución? ¿A quién dirigirse cuando todas las puertas están cerradas? Jesús está siempre con los brazos abiertos. Para Él no existe caso perdido. Un día llegó al sepulcro de Lázaro. Había pasado cuatro días desde que la muerte lo sorprendiera. Humanamente no había más que hacer. El cuerpo ya estaba en estado de descomposición. ¿Qué esperanza podía haber? Pero Jesús llegó y donde Él está presente, no hay lugar para la muerte porque Jesús es la propia vida.

-Lázaro, ven fuera – Ordenó Jesús

Y al comando de su voz, la muerte dio lugar a la vida y el cadáver resucitó.

Ese Jesús maravilloso vive y está dispuesto a operar milagros en tu vida. Todo lo que necesitas hacer es reconocer que tú no puedes, aceptar que Él si puede y finalmente ir a sus brazos de amor y entregarte a Él como un niño desprotegido corre a los brazos padre amado. Que Dios te bendiga.


5 comentários:

  1. Me gusta mucho tu blog, Felicidades!!!y que Dios te Bendiga!

    ResponderExcluir
  2. Gracias una vez mas por sus mensajes.. Que Dios bendiga a Alejandrito...asisitimos la inauguracion por internet(EEUU) y la predicacion acerca de los Porques?? fue de mucha bendicion...

    ResponderExcluir
  3. Siempre veo tu blog...Bendiciones!!!

    ResponderExcluir
  4. odair diz: O Milagre dos milagres é o efeito fantástico que é produzido por um pecador que aprendeu andar com JESUS, ao ponto de não ter mais o que temer; sejam culpas,cuidados da vida,percas . . .etc. e ainda achar condições e mecanismos que proporcionem a outros verem pelo mesmo prisma que andar com Deus não é um direito somente dos Enocs, Jós, Abraãos e outros, mas de quem se permitir tal aventura . . .

    ResponderExcluir
  5. É a primeira vez que leio seu Blog e gostei muito. A palavra de Deus é maravilhosa e Jesus nos dá a vida abundante que tanto buscamos. Caro pastor Alejandro, que Deus continue abençoando seu Ministério e seu Blog.
    Amém !

    ResponderExcluir